0

¿Todo bajo control?

by Lourdes Treviño on August 11, 2010

Post image for ¿Todo bajo control?

Ya hemos platicado en otros artículos de la importancia de conectarnos con nosotros mismos, con nuestros sentimientos, sensaciones, miedos, etc. hemos visto la importancia de hacer un alto en el camino (idealmente todas las noches antes de dormir) y preguntarnos “¿Cómo me siento conmigo mismo?”

 

Aunque también es de muchísima utilidad al enfrentar alguna situación  “fuera de lo normal”. Esta pregunta debe por siempre sustituir a la pregunta ¿Qué piensan de mí?, esta pregunta te enseñará a conocerte, a confiar en ti y a enfocar tu vida en lo que quieres controlar y cambiar.

Esta pregunta tiene asociadas dos posibles respuestas y dos maneras diferentes de comportarse dependiendo de cómo contestaste la pregunta anterior.

Respuesta 1: “Me siento bien conmigo. Me gusta lo que hago, pienso o digo. Estoy dando lo mejor de mí”.

Conducta 1: Recompénsate. Apláudete. Sonríete frente al espejo. Date un gusto. Halágate con palabras.

Respuesta 2: “Me siento mal. No me gusta lo que hice, dije o pensé. Me hubiese gustado no haber hecho eso. Estoy incómodo con esto”.

Conducta 2: No te castigues. No digas cosas malas acerca de ti. No te culpes. Simplemente planea algo diferente la próxima vez, así tenemos la oportunidad de tratar con otro comportamiento o pensamiento.

Todos sabemos que tenemos que aprender de nuestros errores. También sabemos que aprendiendo de nuestros fracasos, nuestro repertorio de opciones aumentará e iremos adquiriendo nuevas habilidades. Como ser humano harás cosas que tal vez no te agraden, pero tener autoestima quiere decir que te puedes perdonar cada vez que te equivoques. Corrígete. Perdónate. Y después, déjalo ir. Sigue VIVIENDO al 100!

¿Qué es lo que está dentro de tu control?

La sociedad en la que vivimos le da una gran importancia al poder y al control, “deben ser parte de tus metas”, nos han enseñado. Lo que esta idea en realidad nos muestra es la ilusión del control. Solo hay dos cosas en el mundo que están bajo tu control:

  1. La manera que eliges sentirte acerca de ti mismo.
  2. Tus comportamientos, que están basados en tus sentimientos.

Si no tenemos control sobre algo, entonces no tenemos responsabilidad de ello, pero ¿Cuántas veces nos hemos hecho responsables de alguien o de algo que ni siquiera está bajo nuestro control? Este concepto de control es básico para desarrollar la autoestima. Mientras fomentemos una ilusión de control y nos sintamos responsables de las cosas que están fuera de nuestro alcance, no podremos vivir la realidad de nuestra vida con plenitud.

Es importante hacer énfasis en la primera declaración de las cosas que podemos controlar –la manera que eliges sentirte acerca de ti mismo– no declara “la manera en la que te sientes” o “tus sentimientos”. La manera que eliges sentirte acerca de ti mismo es una opción y por lo tanto está bajo tu control.

Tus sentimientos no son elegidos y no están bajo tu control, siempre cargamos con ellos. Podemos tener un sentimiento en particular, por ejemplo tristeza, sin saber por qué. El mismo estímulo del ambiente puede traer diferentes sentimientos o un sentimiento diferente puede ocurrir en respuesta al mismo estímulo en otro momento. Por ejemplo, puedes andar caminando tranquilo en una calle con mucho tráfico, y de pronto ser casi golpeado por un auto.  Te puedes sentir enojado, triste o resignado, o una combinación de estos sentimientos. O si te encuentras de muy buen humor, te puedes sentir afortunado de no haber sido arrollado por el auto. Los sentimientos son espontáneos y no están bajo tu control.

Tú puedes controlar la forma en que te sientes acerca de ti mismo; tú escoges entre quererte a ti mismo o no quererte. Una vez que hayas elegido, entonces tus comportamientos, referidos a la declaración número dos, seguirán a tus sentimientos. Si eliges amarte a ti mismo, elegiste comportarte cariñosamente hacia ti. Aceptarás, perdonarás y actuarás gentilmente. Si elegiste no amarte, o no tomar una decisión (que es una decisión), entonces tus comportamientos seguirán tu decisión y te criticarás, culparás y esperarás perfección.  Está bajo tu control cómo tratarte a ti mismo. Si el mundo te está tratando mal, no es una excusa para que tú te trates mal.

No puedes controlar cómo te trata el mundo, pero puedes controlar cómo TRATAR al mundo. No solamente puedes controlar tus comportamientos hacia ti mismo, también puedes controlar tus comportamientos hacia los demás. Recuerda, los comportamientos no son sentimientos. Son las expresiones conscientes de los sentimientos, y están bajo tu control.

Así es que recuerda: controlar a los demás está fuera de las dos cosas bajo tu control. No es una omisión, es una realidad.

¿Qué opinas?

 Ayúdame a Ayudar…Si te gustó este artículo reenvíalo a quien creas que pueda servirle.

Déjame tus comentarios, ve hasta el final de esta página y ahí encontrarás un recuadro que dice “Leave a Comment”, ya que lo escribas, dale click al botón Submit.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: