8

Enojo…Fuera de Control

by Lourdes Treviño on July 26, 2012

¿Has sabido de alguna persona que, ante un comentario intrascendente reacciona como si lo estuvieras insultando? …O ¿te ha tocado el conductor desesperado que toca el claxon un nanosegundo después del cambio del semáforo a verde y grita obscenidades porque no te has puesto en marcha?; ¿del papá tirano que insulta y empequeñece a su hijo?; ¿del jefe que mantiene aterrorizado a todo el personal de la oficina?; ¿del golpeador?.

La palabra enojo deriva del latín inodiare: enfadar; indignarse o exasperarse con alguien o algo; sentimiento vinculado al odio; sensación de disgusto extremo; hostilidad; rabia; cólera; ira; vociferar, bramar, hervir,  culpar y quejarse.

Las emociones son lo que surge cuando cuerpo y mente se encuentran. Los sentimientos son reacciones que eliges tener.

Cuando caemos en enojo, es como estar hirviendo, creemos tener la razón aunque estemos en el error y además hacemos patente que el ¡otro está equivocado!; se nubla la razón, se distorsiona el sentido de la realidad y objetividad.

Las emociones, todas, son muy buenas, siempre y cuando emerjan en la circunstancias apropiadas ¿qué quiere decir esto?, bien, si vamos a un sepelio y nos destornillamos de la risa..??? o en una celebración nos ponemos a llorar sin parar..??? o vamos a ver un juego de tenis o de lo que sea y nos la pasamos bostezando, durmiéndonos…???  Estos son ejemplos de emociones inadecuadas para las circunstancias.

Hay conflicto cuando tendemos a tener nuestra residencia  permanente en unas cuantas emociones negativas como el enojo, la tristeza, etc. porque esto denota rigidez, estancamiento.

La persona cuya residencia esté en enojo está  en un estado de mal humor permanente, quienes le rodean viven en zozobra ya que cuando no está haciendo corto circuito, está a punto de hacerlo, lleva a flor de piel el resentimiento y la amargura y paraliza a quienes interactúan con él, es como si tuviera espinas en todo su cuerpo, como el puercoespín, así es que te le acercas e inevitablemente sales lastimado, cree tener la razón siempre, aunque esté equivocado, no se te ocurra presentarle hechos para “confundirlo”.

Es tremendamente posesivo con personas y pertenencias, de hecho, si su propiedad si se ve amenazada, la destruye…MUCHO OJO.

No es conveniente encomendarle que de mensajes en tu nombre porque de seguro lo va a decir en forma amenazante y se producirá un resultado muy distinto al que querías.

Se molesta fácilmente por el ruido, el desorden o los juegos, es brutal con los niños, les impone fuertes castigos.

Es un experto en la detección de puntos negros, siempre va a andar cantando lo que anda mal, a eso se dedica, para eso vive, encuentra gran satisfacción en hacerlo, desgraciadamente escalan a nivel organizacional hasta las posiciones más altas, de más está decir que tienen un ego ENORME.

Dan la impresión de ser Muy Proactivos, pero si analizas sus acciones detenidamente en realidad descubrirás que tras la polvareda que levantan lo que se logra es realmente  muy poco.

Al “conversar” (si a esto se le puede llamar así) con él, interrumpe constantemente ya que escucha parcialmente, así es que oye una frase y ya está elaborando en su cabeza con qué te va a rebatir o refutar así es que como no podemos hacer dos cosas a la vez pues ya se perdió el resto de la conversación.

Tienden a crear emergencias porque es donde mejor se pavonean dando órdenes a diestra y siniestra.

Tienen un deseo interno de parar a la gente, de hacer que permanezcan en un solo lugar y de que se le obedezca, de tener todo bajo control…¡no te deja hacer nada por tu cuenta, y si lo haces ya sabes lo que va a decir y cómo se va a poner!

Es una amenaza, un peligro, lo sabe y… lo saborea.  Si en algún momento de la vida has experimentado momentos de ira en los cuales te resultó terapéutico dar un cerrón de puerta o colgar bruscamente el teléfono o “poner a alguien en su lugar” entonces podrás comprender esta emoción.

En el amor, cero gentilezas ni consideraciones, cero plática suave, castiga con el sexo. Alardean de ser infieles. Toma a su pareja con rudeza. Se cree regalo de Dios.

Siempre que hay derrota o falta, culpa a otros. Colecciona rencores, si le dices lo siento; retiro lo dicho, no dejará que lo retires. Necesita sus odios, son el combustible de reserva para tener siempre sus motores encendidos.

Si por esas cosas de la vida  tienes cerca de ti a una persona con estas características es de mucho provecho saber que…Tratar de calmarlo NO FUNCIONA, por el contrario, empeora la situación.

Sugerencias:

  1. Pónte de su lado y haz comentarios agresivos, ejemplo: va manejando, se le atraviesa alguien y empieza a despotricar obscenidades, tú vas en el mismo vehículo, bien, ante esta explosión puedes comentar “¡qué barbaridad éstos no rebuznan porque no dan el tono!” …y observa lo que sucede.
  2. Reaccionar como si te diera flojera (bostezando) estar viendo u oyendo su montaje escénico.

Si eres tú quien se identifica con la descripción de la persona cuya residencia permanente está en enojo, sería de mucho provecho buscar ayuda profesional.

Recuerda que todo este enojo se sale del marco de lo racional, de lo saludable. Lo más patético es que NO ESTÁS VIVIENDO EN TIEMPO PRESENTE…

¿Cóoooooooooomo?

Sí… tú NO estás usando tu mente…TU MENTE ESTÁ USÁNDOTE. Prueba esto: Cada vez que caigas en el enojo, trata de sentirlo pero DEJANDO FUERA TODOS LOS PENSAMIENTOS, te aseguro que no dura más de quince minutos… ¿sabes por qué? porque lo estás separando (al enojo) de todos los pensamientos, recuerdos, percepciones y asociaciones del pasado que se le pegan a los nuevos incidentes. Estar viviendo así es andar con un grillete cuya cadena es tan larga como tu existencia y ADN, sí, leíste bien ADN: No nacemos con el cerebro en blanco, heredamos muchísimas redes neuronales que nos hacen “responder” o que nos “disparan” pensamientos, sentimientos, emociones, etc. normalmente funcionamos así: recibimos un estímulo (a través de los sentidos), el cerebro primeramente lo registra, luego lo ubica, lo interpreta y finalmente lo ejecuta, PERO, también tenemos redes neuronales que se disparan SIN estímulo alguno.

La felicidad es la condición natural del ser humano. Si observas a los niños pequeños te darás cuenta. Lo que es difícil es deshacerse de todos los “deberías” y “tendrías que” que has aprendido en el pasado.

Desde siempre   tu mente se ha entrenado para realizar un trabajo físico, e.g.  enseñar a tus pies y  manos a coordinar movimientos para manejar un auto.

Los hábitos emocionales que tienes ahora los has aprendido a través de usarlos y reforzarlos a lo largo de tu vida.

Te sientes resentido, enojado y frustrado porque así aprendiste a pensar hace mucho tiempo.

Has aceptado tu comportamiento y no te has ocupado en cambiarlo, simplemente lo sigues aceptando y no lo cuestionas.

De ti y de las elecciones que hagas depende que las experiencias de tu vida sean estimulantes y agradables.

Escoge el Bienestar en vez del Malestar.

TIPS PARA MODULAR TU TEMPERAMENTO

  • No Etiquetes. El hábito de etiquetar lo que nos pasa nos lleva a tener reacciones mecánicas. Si desarrollas la imparcialidad ante los incidentes que ocurren, puedes dejar de ETIQUETAR y así apreciar mejor la realidad sin reacciones emocionales inadecuadas.
  • Mantén una mente abierta. Evita interpretar la realidad a través de las experiencias que has vivido en el pasado, esto te permitirá aprovechar de mejor manera las oportunidades que se te vayan presentando. Toda situación tiene siempre algo único y nuevo, ¿por qué no aprovecharlo? En situaciones poco familiares o complicadas, utiliza la curiosidad en lugar de ser víctima de tus preocupaciones. En toda situación podemos siempre aprender algo, siempre y cuando seamos capaces de verla con ojos de principiante, como si fuera la primera vez que nos topamos con algo así.
  • Todo lo que Resistes, Persiste. Todo lo que Resistes se convierte en tu Enemigo. Curiosamente esto es lo que te pasas haciendo: Resistiendo la Vida,…“Deja que la Vida te Acontezca”… Hay cosas contra las que no puedes luchar y otras solo las podrás corregir si primero las aceptas. Recuerda las palabras de Gandhi “si quieres cambiar el mundo, debes cambiarte a ti mismo”. Deja que las cosas sean tal y como son y centra tu atención en tu diálogo interno y emociones.
  • OJO Al Culpar a otros. Recuerda que, cada vez que echas la culpa hacia algo o alguien aplica esta regla: un dedo apunta hacia lo que señalas y TRES hacia tí, por lo tanto hay qué aprender no a culparse, sino a HACERSE RESPONSABLE. La Responsabilidad es la Habilidad para Responder.
  • Cuídate a ti mismo. Establece una relación positiva tratándote con amor y cariño. Recuerda que es mejor SER QUERIDO A SER  TEMIDO…NO TEMAS SER TÚ MISMO.  Trata de no imponer juicios sobre lo que deberías pensar o sentir, baja la guardia, …realiza un esfuerzo por ser receptivo y abierto. Es así como podrás desarrollar la suficiente flexibilidad mental para tener una visión de la realidad más generosa, abierta y saludable.

Ayúdame a Ayudar…Si te gustó este artículo reenvíalo a quien creas que pueda servirle.

Déjame tus comentarios, ve hasta el final de esta página y ahí encontrarás un recuadro que dice “Leave a Comment”, ya que lo escribas, dale click al botón Submit.

 

 

{ 8 comments… read them below or add one }

Sandra De la Garza August 7, 2012 at 7:50 pm

He disfrutado mucho este artículo al igual que los anteriores.
He observado entre las personas plantadas en el enojo (como si fuera un deporte para ellos esa actitud) que sin darse cuenta están imitando a uno de los adultos que fue importante para ellos cuando eran niños!
Namaste! =)

Lourdes Treviño August 8, 2012 at 3:11 am

Gracias por tu comentario Sandra, qué alegría saber que disfrutas de los artículos.
Rastrear el origen de los tonos emocionales es es remontarnos hacia el inicio de la especie, ya que en el inconsciente está esa memoria. Si alguno de nuestros progenitores está plantado en enojo, por ejemplo, podemos o resonar con él (si ya traemos la programación en el ADN) e imitarlo como consecuencia lógica ó repelerlo e irnos al extremo contrario. La persona en enojo es castrante, supresiva, así es que o te pones a la par y/o hasta peor o de plano te sometes y te conviertes en un “Gutierritos” por ejemplo.
Namaste!

Guillermo Sandel August 8, 2012 at 4:34 pm

Dra.quiero agradecerles este tipo de articulos que los comparto cada Lunes en mis juntas de staff de la empresa y que he compartido con la Admon y ha tenido una Excelente aceptacion y han sido de gran ayuda para todos. muchas gracias nuevamente le envio un fuerte abrazo y estare siempre en espera para difundir todas sus aportaciones.

Lourdes Treviño August 8, 2012 at 5:09 pm

Guillermo,

Agradezco en todo lo que vale tu retroalimentación, es el motor para seguir haciendo esto, Gandhi decía: Lo que realices es insignificante, pero es muy importante que lo hagas.
Un abrazo.

Claudia Lobo August 10, 2012 at 8:50 pm

Lourdes, Ana María me mando este articulo tuyo y me encantó, pues creo que vivo con una persona con este perfil, pero en algunas cosas también me sentí retratada, asi es que hay que poner mucha atención en la forma en que reaccionamos pues es el dia a dia lo más importante y frecuentemente lo echamos a perder por esos enojos sin importancia, gracias

Lourdes Treviño August 11, 2012 at 12:55 am

Claudia,

qué bueno que te gustó el artículo y que me escribes.
Las emociones SON CONTAGIOSAS, tanto las positivas como las negativas, es un hecho, recuerda que “Resonamos” con todo, de suerte tal que es muy importante autobservarnos para ver si somos nosotros los que generamos esas emociones y el otro resuena o viceversa. Vivir en ciclos de acción/reacción es muy triste, es vivir en Efecto en vez de en Causa y teniendo tanta riqueza en la variedad de emociones no hay qué estacionarnos en unas cuantas y menos en las negativas como el enojo, así es que a echarle ganas!!!!
Saludos

Rolando Cruz Moll August 12, 2012 at 5:54 pm

Super profundo e interesantisímo

Lourdes Treviño August 12, 2012 at 11:29 pm

Rolando, me agradan esos calificativos, gracias.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: