2

LA REFERENCIA INTERNA

by Lourdes Treviño on January 22, 2011

Post image for LA REFERENCIA INTERNA

Si has considerado entrar en el camino del autoestima: es decir quererte y tratarte de la mejor manera todo el tiempo, entonces solo queda una pregunta relevante…
“En este momento, ¿Cómo me siento conmigo mismo?”
Esta sencilla pregunta hay qué hacerla frecuentemente, sobre todo si estamos aprendiendo y practicando conductas de amor hacia nosotros mismos.
Esta pregunta debemos formularla después de:
Pensamientos. Conductas. Acciones y reacciones.
Necesitamos meterla justamente en donde normalmente surge el
¿Qué pensarán acerca de mí?, y ¿qué está pasando aquí?.
Esta pregunta te enseñará a conocerte, a confiar en ti y a enfocar tu vida en lo que quieres controlar y cambiar. ¿Sabes por qué? Porque te vuelca hacia LA REFERENCIA INTERNA, es decir, quién soy yo para mí… cómo me siento y pienso (sin tomar en cuenta el qué dirán). Te enseña a ver toooodo lo que haces en pro de la aceptación que es una droga poderosa que nos dieron a probar desde muy pequeños y a la que hemos desarrollado una adicción, porque es sano querer ser aceptado… pero necesitarlo nos pone en una posición de desventaja, primordialmente porque dejamos de ser íntegros, y a propósito de esta palabra ¿sabes qué significa? SIN GRIETAS. Los antiguos Grecos acostumbraban tapar con cera las grietas de las esculturas a fin de que se vieran perfectas, pero cuando las sacaban al sol la cera se derretía. A raíz de esta analogía surge la palabra SINCERA que, si la partimos nos da SIN CERA, así es que una persona íntegra es una persona sin/cera.

La Pregunta
“En este momento, ¿Cómo me siento conmigo mismo?”

¿Cuál es la respuesta?
Para encontrar la respuesta, no busques con la mente, el cuerpo cuenta con dos sitios en donde podemos percibir con toda claridad uno es el área del corazón y el otro, el plexo solar o “boca del estómago”… hay personas que sienten solo en uno de estos lugares y otras que perciben en ambos. Y las sensaciones que se experimentan en estos sitios son solo dos: BIENESTAR o MALESTAR, así es que es facilísimo:
Sensación 1: “Siento Bienestar. Me gusta lo que hago, pienso o digo. Estoy dando lo mejor de mi”.
Conducta 1: Me hago consciente de esta sensación de bienestar y me dedico a experimentarla. Me recompenso. Me aplaudo. Sonrío frente al espejo. Me doy un gusto. Me halago y digo ¡Hoy estuve magnífic@!
Sensación 2: “Siento Malestar. No me gusta lo que hice, dije o pensé. Me hubiese gustado no hacer eso.
Conducta 2: Castigarse, Despreciarse o sencillamente darse cuenta de que estoy experimentando Malestar y qué fue lo que provocó esta sensación, de esa manera empezamos a “conocernos” y si somos inteligentes y nos queremos no repetiremos la causa para sentirnos con Malestar.

Te invito a que hagas constantemente este ejercicio, empieza con cosas sencillas, por ejemplo, al entrar a algún lugar, oler alguna fragancia, pensar en alguien o en algo, etc.
Si practicas lo suficiente vas a desarrollar una certeza impresionante, pero lo mejor de todo es que vas a adentrar en ti, a conocerte y a aprender a quererte, a serte fiel, a ser íntegra y CONGRUENTE.

 Ayúdame a Ayudar…Si te gustó este artículo reenvíalo a quien creas que pueda servirle.

Déjame tus comentarios, ve hasta el final de esta página y ahí encontrarás un recuadro que dice “Leave a Comment”, ya que lo escribas, dale click al botón Submit.

{ 2 comments… read them below or add one }

Nereyda August 27, 2011 at 11:12 pm

Lourdes… Excelente , muy bien la descripción, sencilla y concreta…

Lourdes Treviño August 28, 2011 at 12:06 am

Gracias Nereyda… Un abrazo

Leave a Comment

Previous post:

Next post: