0

Llegar a ser Uno Mismo

Post image for Llegar a ser Uno Mismo

by Lourdes Treviño on February 15, 2011

En el libro Viento, Arena y Estrellas de Saint-Exupéry hay un capítulo en el que, sin definirlo hace referencia al amor en una forma bella, sencilla y hasta infantil:
“Quizá el amor, sea el proceso de dirigir al otro gentilmente hacia él mismo”.

Mucha gente está activa en el juego de “Te quiero si… haces lo que yo quiero o… seas lo que yo deseo”; y otro tanto de la gente juega a despersonalizarse y tratar de convertirse en lo que el otro quiere con el fin de ser querido y aceptado invirtiendo gran cantidad de energía a este proceso pero con el tiempo se llega a un punto en el que esta relación ganar-perder no puede subsistir, llega el hastiamiento y obviamente el que pierde “se cansa” de perder y después de haberse perdido surge el deseo de “Quiero llegar a ser yo mismo”.

La afirmación de Saint-Exupéry es hermosa, pero, para saber cómo conducirnos de vuelta hacia nuestro propio yo hay qué decidir hasta cierto punto lo que queremos llegar a ser. Si nos entregamos a la tarea de descubrir quiénes somos, nos daríamos cuenta de lo apasionante que resulta esta actividad pudiendo llegar a ser la más importante de la vida… es abrazarnos, reconocer que ser uno mismo es bueno para nosotros, es liberador, es encontrar ese grupo de características que nos hace únicos e irrepetibles y especialmente buenos para algo en particular y encontrar eso es encontrar nada más y nada menos que la Misión de nuestra vida, y si encontramos esa misión y la ejercemos, estaremos llenando una demanda que nadie mejor que tú puede llenar “porque estás hecho para eso”, te hace amar lo que haces y hacer lo que amas ¿sabes las implicaciones que esto conlleva?…No tendríamos gente infeliz, ni deprimida, ni enferma. Si seguimos la secuencia de las siete leyes espirituales del éxito sería: Estar en contacto con tu verdadero potencial, practicar el dar y el recibir, si realmente haces esto entras en la ley favorable de causa-efecto (karma), tener karma a favor te lleva a la ley del menor esfuerzo: haz menos y obtén más, luego sigue la de la intención-atención en donde viene el poder de manifestación intencional: a lo que le pones atención florece en tu vida y si estás en este espiral virtuoso estarás obteniendo cosas buenas abundantemente por lo cual entrarías en el desapego y finalmente a estar en Dharma o propósito en la vida. En el libro “Enseñanzas según Don Juan” de Carlos Castaneda, el protagonista, llamado Don Juan, dice:

Solo hay un camino entre un millón. Por lo tanto, siempre debes tener presente que un camino es sólo un camino. Si crees que no debes seguirlo, no debes quedarte en él bajo ningún concepto. Cualquier camino es tan sólo un camino. No es nada afrentoso para ti ni para los demás el no seguirlo, si eso es lo que te aconseja tu corazón. Pero tu decisión de perseverar en la senda elegida o abandonarla debe estar libre de miedo y ambición. Te lo aconsejo para que medites estrecha y deliberadamente sobre tu camino. Hazlo tantas veces como creas preciso. Pregúntate a solas lo siguiente: ¿tiene un sentido esencial este camino? Todos los caminos son iguales; no conducen a ninguna parte. Se abren paso a través de la espesura. La única cuestión es si tiene un sentido profundo. Si así lo fuera, el camino es bueno; si no, deséchalo.

Herbert Otto dice que “el cambio y el crecimiento tienen lugar cuando uno se arriesga y se atreve a experimentar con su propia vida”, el hacerlo es muy estimulante, pero al mismo tiempo infunde temor, porque estás tratando con lo desconocido y pones en peligro tu zona de confort, lo conocido (la prisión de los condicionamientos).

Estoy convencida de que lo opuesto al amor no es el odio, sino la apatía. No es aborrecer. Si alguien me odia, debe sentir algo respecto a mí, pues de lo contrario no le sería posible odiarme. Por lo tanto, hay algún medio por el que nos podamos comunicar. Pero, si ni siquiera me ven, estoy acabada; no hay modo de poder accesarle. Si a ti no te agrada el ambiente que te rodea, si eres desgraciado, o estás solo, si no sientes las cosas que ocurren, cambia entonces de escenario. Crea un nuevo decorado. Rodéate de nuevos actores. Escribe un nuevo guión y, si no te gusta, escribe otro, hay millones de guiones, tantos como personas.

Las enfermedades mentales van cada vez en aumento, las instituciones se van llenando cada vez más. Estamos equivocando el camino y creo que una de las razones estriba en esa de idea de: “Te amaré, si…”
Ojalá cada uno tuviéramos una sola persona en la vida, preferentemente Nosotros Mismos que nos dijera “Te amaré pase lo que pase. Te querré aunque seas imbécil, aunque tropieces y caigas, aunque te equivoques, aunque te comportes como cualquier ser humano; de todas formas, te amaré”, en pocas palabras: “TE AMO INCONDICIONALMENTE”.

Para aprender, para cambiar y para llegar a ser, necesitamos LA LIBERTAD. Uno ha de ser libre para aprender. Necesitamos ser libres para crear.

 Ayúdame a Ayudar…Si te gustó este artículo reenvíalo a quien creas que pueda servirle.

Déjame tus comentarios, ve hasta el final de esta página y ahí encontrarás un recuadro que dice “Leave a Comment”, ya que lo escribas, dale click al botón Submit.

Leave a Comment

Previous post:

Next post: